En nuestra empresa de aislamientos nos dedicamos al diseño del aislamiento y acondicionamiento acustico en hotelería y ocio, industria y viviendas.

La finalidad de acondicionar acústicamente un determinado espacio es conseguir que el sonido que proviene de una fuente o fuentes sea irradiado por igual en todas las direcciones logrando un campo sonoro difuso ideal.

Con las técnicas más refinadas se aprovechan las cualidades de absorción, reflexión y difusión de los materiales constructivos de techos, paredes y suelos y de los objetos u otros elementos presentes en el recinto.

La principal herramienta con la que cuenta la empresa de aislamientos para realizar el acondicionamiento acustico de un determinado local/lugar es conocer el tiempo de reverberación específico, que se calcula utilizando diversas fórmulas.

El tiempo de reverberación se calcula en función de una frecuencia específica, ya que depende del coeficiente de absorción de los materiales utilizados y este a su vez depende de la frecuencia.

Ya que se trata de acondicionar un recinto o local cerrado, es esencial encontrar un equilibro adecuado entre el sonido directo y el campo sonoro reverberante.

Por ello, desde nuestra empresa de aislamientos sabemos que un adecuado acondicionamiento acustico implica que las ondas reflejadas sean las menos posibles. Es decir, que lo que desempeña un papel fundamental es la capacidad de absorción de los materiales absorbentes que reducirán la reverberación indeseada o ecos que puedan obstaculizar la inteligibilidad de la comunicación sonora.